No Cambies Nunca

“… En realidad yo he venido a proponerle un trato. Usted me entiende ¿verdad?”

Aprovechando que deambulaba por el recinto del pasado Saló del ¿Cómic? de Barcelona, me acerqué al stand de Astiberri para hacerme con un ejemplar de No cambies nunca, el segundo y esperado cómic de David Sánchez. Después de una lectura sosegada y multitud de relecturas compulsivas posteriores, mi poco original conclusión a estas alturas es que se confirma como uno de los autores más arriesgados e interesantes del panorama nacional.

David Sánchez tenía la difícil tarea de enfrentarse a su segunda obra tras un debut sobresaliente y reconocido: fue galardonado con el premio al Autor Revelación 2010 en el XXIX Saló del Cómic de Barcelona gracias a Tú me has matado (Astiberri, 2010), un “road cómic” coral cuya estructura narrativa jugueteaba hábilmente con la cronología de los acontecimientos. El autor reflexionaba en una entrevista sobre la dificultad de trabajar en No cambies nunca después del éxito de su primera obra:

“He estado muy ‘acojonado’ a la hora de hacer este segundo tebeo. El primero lo haces tranquilamente, pero con el segundo te entra la presión de no cumplir las expectativas. He estado muy bloqueado”.

Fiel a su propia iconografía, existen multitud de elementos estéticos que unen inexorablemente sus obras: personajes hieráticos e inexpresivos, fondos asépticos y minimalistas, colores planos y trazo limpio. Todos estos factores ayudan a construir una marcada estética cuyo bagaje no se limita al mundo del cómic.

David Sánchez lleva años diseñando camisetas para la marca Mong -creada por él mismo-, cuyas temáticas abarcan desde Star Wars hasta Hitchcock, pasando por Bud Spencer, Bruce Lee, Los Cazafantasmas y cualquier icono de la cultura pop de los últimos 40 o 50 años. Es complicado no toparte con estas camisetas por tu ciudad.

Destaca su labor como ilustrador para diversas editoriales españolas como Errata Naturae (en este caso también se hace cargo del diseño de las portadas) o Es Pop Ediciones. Trabajo nada sencillo, si nos remitimos a Cultura impopular, el blog de Es Pop Ediciones, donde encontramos un par de artículos que analizan el trabajo y la evolución de algunas de sus ilustraciones para las cubiertas de dos libros de la editorial: Fargo Rock City y Acero.

También están sus numerosas colaboraciones en publicaciones de diversa índole: Rolling Stone, El Semanal, Público, Shangay Express, Calle 20, etc. David Sánchez ha ido dejando continuas pinceladas de su imaginario visual en multitud de ámbitos editoriales, imprimiéndonos una permanente sensación de familiaridad cuando nos sumergimos en cualquiera de sus cómics publicados.

No cambies nunca se desarrolla a lo largo y ancho de tres historias con un patrón común – experimentos, mutaciones, científicos… -, pero con conexiones entre sí un tanto difusas. Dentro de un ambiente de irrealidad mucho más acentuado que en su anterior obra, David Sánchez pone a nuestro alcance una serie de premisas aparentemente inconexas entre sí. Conforme avanza la historia, vamos encajando las piezas que el autor nos facilita, pero en lados opuestos del tablero, con la esperanza de poder completar el relato y vislumbrar el cuadro en su totalidad.

Una vez finalizada la lectura seremos conscientes de la auténtica propuesta del autor. La historia ha sido revelada parcialmente, faltan elementos en el engranaje, y aún así, las sensaciones son poderosas, la inquietud sigue latente y el horror no se diluye… Prevalece.

Las relecturas se convierten en una herramienta básica para exprimir todas las posibilidades del relato, y la imaginación del lector será la única limitación al respecto. En ese trayecto, contribuiremos a completar todas las claves que el autor nos ha ocultado convenientemente, y en definitiva, habremos aceptado las reglas del juego. David Sánchez no deja dudas sobre sus intenciones al respecto:

“Unos amigos me contaron que un día iban al trabajo, a las ocho de la mañana, y de repente vieron a una mujer desnuda y sangrando que corría entre los coches. No saben nada más. Me gusta esa sensación: ves algo que te impresiona, pero te falta un trozo de la información y tu cerebro crea el resto de la historia”.

“Estamos muy acostumbrados a que nos expliquen las cosas, que nos lo den todo muy masticado; yo prefiero sugerir”.

Cualquiera se puede acercar a No cambies nunca, pero es probable que un lector poco experimentado encuentre algún que otro obstáculo a la hora de sacarle el mejor partido a la gran experiencia que David Sánchez nos brinda. Estamos ante uno de los mejores cómics de 2012.

Por cierto, hoy mismo sale a la venta su último trabajo: La muerte en los ojos. Una historia autoconclusiva de 24 páginas publicada por la editorial ¡Caramba!, en el marco de la colección Jaimito. Otra joya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s