Los 5 mejores autores contemporáneos del cómic europeo*

El cómic como medio de expresión en España, a pesar de tener una larga y arraigada tradición, nunca ha gozado de una aceptación consolidada que le haya proporcionado estabilidad a lo largo de los años. Existieron dos etapas históricas que podían haber cambiado la tendencia del sector – los años 40 y 50, y el boom de finales de los 70 y principios de los 80 -, desgraciadamente, se quedaron en un buen intento.

Si comparamos al cómic con otros ámbitos de la cultura como el cine, la literatura o la música, podríamos catalogarlo como un sector casi marginal. La consecuencia directa de todo esto es una industria en un estado permanente de crisis.

Ahora que tenemos la ventaja que nos otorga la perspectiva, es justo hacer una valoración positiva de los valientes movimientos que se produjeron en el seno de algunas editoriales españolas la década pasada, sobre todo teniendo en cuenta la aguda crisis que el sector atravesó a finales de los 90. El siglo XXI vino acompañado del nacimiento de editoriales como Astiberri (2001) o Ponent Mon (2003) que, aunque planteadas con objetivos diferentes, terminaron por tener un punto importante en común: la publicación de nuevos autores europeos. Otras editoriales más veteranas (Norma editorial La Cúpula, entre otras) contribuyeron decisivamente para convertirlo en tendencia, dibujando un mosaico de posibilidades mucho más amplio para los aficionados a los cómics en España.

De esa época voy a destacar a cinco de los autores con los que más he disfrutado estos últimos años, gracias a la apuesta de las editoriales antes mencionadas. En la actualidad todos poseen un gran prestigio y reconocimiento internacional, aún así espero que este artículo os ayude a descubrir a alguno de ellos. Si sabéis apreciar los cómics y os gusta indagar en el medio, va a ser complicado que no disfrutéis con el trabajo de estos excepcionales sujetos.

Empezamos.

 Freederik Peeters

Freederik PeetersHistorietista suizo procedente de Ginebra (1974); poseedor de un gran eclecticismo en sus temáticas y de un enorme talento visual que evoca continuamente al medio cinematográfico (aunque reniega abiertamente de sus estudios en Comunicación Audiovisual), Peeters es uno de los artistas de referencia en Europa y conviene que le sigamos la pista.

En la raíz de sus influencias se encuentra el omnipresente Tintín de Hergé, hecho habitual entre muchos otros autores de su generación. David MazzucchelliKatsuhiro ŌtomoRobert CrumbMoebius y Chris Ware son algunos de los exponentes que consolidan la multirreferencial base sobre la que se asienta el arte de Freederik Peeters. Reticente a considerar al cine como una influencia determinante en su obra, el autor comentaba al respecto: “Quizás mis influencias más grandes apreciables en mis cómics proceden de novelas, obviamente cómics y cosas como la fotografía, la pintura, cuadros clásicos, cómo componer un encuadre…”.

Después de algunos años curtiéndose en multitud de revistas (LapinLe DrozophileBile Noire, etc.), en 2001 consigue el espaldarazo definitivo para consolidar su carrera gracias a su primera novela gráfica, Píldoras azules, que obtuvo el premio Töffer de la Villa de Ginebra. Desde entonces, su producción no ha hecho más que crecer en cantidad, calidad y variedad de temáticas. Peeters se atreve con casi todo y parece que aún no ha tocado techo.

¿Por dónde empezar?

Píldoras azules (Astiberri, 2004); relato de carácter autobiográfico y costumbrista. Una historia de amor entre un dibujante de cómics y una madre soltera por cuya sangre corre el virus VIH positivo. Desde una ejemplar sencillez, Peeters construye una historia minimalista, con un positivismo revitalizante y valiente, que combina a la perfección con pequeñas dosis de bienintencionado sentido del humor. Un cómic de matrícula de honor.

Lupus (Astiberri. Editado en 4 tomos en el periodo 2005-2007 y en un volumen integral en 2011); un sorprendente ejercicio de improvisación (sin guión ni storyboards previos) con un atractivo envoltorio de ciencia-ficción, que ejerce de vehículo para tratar temas como el paso del tiempo, la muerte y la amistad. Uno de mis cómics preferidos.

Lupus

Christophe Blain

Christophe BlainNacido en 1970, es un dibujante y guionista francés formado entre la Escuela Superior de Bellas Artes de Cherboug-Octeville y la marina francesa – omnipresente en esa zona de la Baja Normandía -. Fruto de su experiencia militar, en 1999 publicó el álbum El reductor de velocidad (Norma Editorial, 2003), cuyo éxito le afianzó como una de las jóvenes promesas más destacadas del país vecino.

Con un gran sentido del movimiento y la acción, Blain dota a sus dibujos de vida a través de un acentuado estilo caricaturesco, deudor directo de Gus Bofa. El marco de influencias e intereses del autor de Gennevilliers es bastante clásico, y en la mayoría de las ocasiones no se aleja de la Europa francófona: HergéWinsor McCayMorris en la historieta y Louis Malle y Truffaut en el ámbito cinematográfico, por citar algunos ejemplos.

El éxito definitivo de Blain llega con Isaac el pirata (Norma Editorial, 2006) que ganó el premio a la mejor obra del año en el Salón del Cómic de Angouleme de 2002, quedando por delante del Píldoras azules de Peeters.

¿Por dónde empezar?

Isaac el pirata es una buena forma de tomarle la medida a Blain. Se trata de una clásica y adictiva historia de piratas que consta de 5 números hasta el momento. Desgraciadamente han pasado 7 años desde la publicación del 5º álbum y todo indica que Blain no la va a retomar. Aún así se trata de una lectura imprescindible.

Isaac el pirata

Jason

JasonJohn Arne Sæterøy, oriundo de Molde (Noruega), comienza a forjarse en el mundo del cómic publicando diversas historias cortas en la revista satírica KonK desde 1981. Ocho años más tarde es admitido en la Academia Nacional de las Artes de Noruega – situada en Bergen – para estudiar Diseño gráfico e ilustración y así completar su formación.

Los reconocimientos llegan con prontitud en su país y en 1995 es galardonado con un premio Sproing por Lomma full av regn, una historia de menos de 50 páginas incluida en la antología Pocket Full Of Rain and other stories, editada por la editorial norteamericana Fantagraphics Books en 2008. En 2001 repite premio, pero esta vez por la publicación (semi) regular Mjau Mjau (Meow, Baby!Fantagraphics Books, 2006), obra en la que ya aparecía uno de los sellos distintivos del autor noruego: todos los personajes son animales antropomórficos. En años posteriores, su presencia en las nominaciones de los premios internacionales más importantes del noveno arte se ha convertido en algo habitual – obteniendo un premio Harvey en 2002 al mejor nuevo talento y 2 premios Eisner consecutivos en 2007 y 2008  -.

La inexpresividad de los personajes de Jason no debe llevarnos a engaño, pues sus emociones y sus interrelaciones, que se muestran sutilmente a través de su exquisita narrativa, son la espina dorsal de sus personales historias. La quietud, la pausa y los diálogos se elevan sobre el aparente carácter aséptico de su estética, que por otro lado se convierte en la perfecta comparsa cuando te sumerges en las obras de Jason.

¿Por dónde empezar?

Yo maté a Adolf Hitler (Astiberri, 2008); “¿Qué pasaría si viviéramos en un mundo en el que “asesino a sueldo” fuera una profesión tan normal y corriente como la de médico o abogado? ¿Qué pasaría si un científico contratara uno de esos asesinos para viajar atrás en el tiempo y matar a Adolf Hitler antes de su subida al poder? Como es habitual en los trabajos de Jason, la historia toma derroteros inesperados hasta alcanzar un final sorprendente que resuelve varios problemas de un plumazo”.

No es su cómic más representativo, pero sí es probablemente uno de los que mejor consigue combinar la idiosincrasia estética y temática del autor con un género como la ciencia ficción. El resultado es un cómic entretenidísimo y efectivo que posee intactas las cualidades que han convertido a Jason en uno de los autores más admirados a ambos lados del Atlántico. Curiosamente, este año se ha anunciado la adaptación de Yo maté a Adolf Hitler al cine. Veremos.

Yo maté a Adolf Hitler obtuvo un premio Eisner en 2008 y fue elegido como uno de los mejores libros de 2007 según el influyente magazine norteamericano Publishers Weekly.

Yo maté a Adolf Hitler

Thomas Ott

OttNacido en Zurich en 1966, este autor de raíces germanas y suizas posee el estilo más reconocible de los cinco. Su carrera se ha ido desarrollando a caballo entre Zurich y Paris, y sus inquietudes se han ido repartiendo entre las escuelas de arte y de cine.

La principal característica de su arte es la utilización de la técnica de “carte-a-gratter” “Scratchboard”, que consiste en el trabajo sobre un papel con una capa de arcilla blanca, que a su vez, está recubierta de  tinta china. El dibujo se obtendría raspando sobre estas superficies dando como resultado las  líneas blancas sobre fondos negros, es decir, un efecto “en negativo”.

El universo de Thomas Ott es sucio, oscuro y asfixiante, enormemente influenciado por las publicaciones de terror estadounidenses de los años 50 – Tales from the cryptThe vault of horror… -. El poderío visual de su técnica y su buen manejo de la narrativa es de tal magnitud que le permite prescindir de cualquier tipo de texto, consiguiendo un contundente efecto inmersivo en sus atmósferas.

Thomas Ott inquieta, incomoda y angustia… Bien por él. Es justo lo que pretende.

¿Por dónde empezar?

Cinema Panopticum (La Cúpula, 2005); en la mejor tradición de las antologías cinematográficas de terror como Creepshow (1982) o Twilight Zone: The Movie (1983), Thomas Ott da rienda suelta a todo su potencial estético y temático a través de varias historias de terror con un nexo en común: una niña que observa en una atracción de feria – varias máquinas que predicen el futuro – el destino que les depara a cuatro personajes con los que se ha cruzado en una feria local. Una obra para enmarcar.

Thomas Ott 01

Blutch

BlutchArtista estrasburgués curtido en el mundo de la ilustración dentro del marco del recuperado movimiento Arts Déco, a mediados de los 80. Christian Hincker – o sea, Blutch – comenzó a ser considerado a edad muy temprana como uno de los grandes activos del cómic francés por parte de sus propios colegas, sobre todo gracias a su imparable evolución en la revista Fluide Glacial desde finales de los 80.

Blutch se centró en el humor para afianzarse en la revista Fluide Glacial , pero pasados los años fue introduciendo elementos que sacarían a la luz una faceta visual mucho más potente, a través de un lirismo onírico que caracterizaría su obra en el futuro. Su perfil inconformista y experimental le ha impedido establecerse en un status quo estilístico, por lo que es habitual que su estilo varíe sensiblemente entre obra y obra.

Su obra transita desde la autobiografía y el humor (El pequeño ChristianNorma Editorial, 2011), hasta la tragedia clásica (PeplumPonent Mon, 2008) pasando por el (arriesgado) relato reflexivo y filosófico cercano al ensayo (La VoluptuosidadPonent Mon, 2007), configurando un bagaje difícil de encorsetar y definir.

¿Por dónde empezar?

El pequeño Christian es un buen punto de partida para aproximarse al singular imaginario de Blutch. Se trata de una obra autobiográfica dividida en dos partes con 10 años de diferencia entre sí, que en España se publicó recopilada en un sólo tomo. En ella, el autor francés echa una mirada atrás para abordar su particular trayecto desde la infancia a la adolescencia, años caracterizados por la estrecha convivencia entre realidad y ensoñación, que tanto nos ha mostrado en su obra. Una genialidad.

El pequeño Christian

*Artículo publicado en el blog “Lee Juega Aprende” el martes, 2 de octubre de 2012.

Anuncios

5 pensamientos en “Los 5 mejores autores contemporáneos del cómic europeo*

  1. Javi Arriola dice:

    Añadiría a la lista a dos grandes: Sfar y Trondheim.

  2. ailin y qe pasa dice:

    son fome fome si oee

  3. Anónimo dice:

    hay dios mio que lin dos jjjjjjjj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s