Joe el bárbaro, de Grant Morrison*

El tiempo no pasa por Grant Morrison. Hace más de 25 años que comenzó su fructífera y longeva relación con la industria estadounidense del cómic, y a día de hoy, sigue sin atisbar síntomas de agotamiento significativos.

A mediados de la década de los 80, Morrison había seguido las mismas pautas que otros muchos escritores británicos, trabajando para 2000 AD, revista de ciencia ficción editada por IPC Media. En diferentes épocas, guionistas tan importantes como Neil Gaiman  o Alan Moore  formaron parte de la historia de la publicación, en cuyo seno nacieron personajes como Perro de Estroncio o Juez Dredd.

Cuando Alan Moore saltó el charco y se hizo cargo de Swamp Thing, allá por 1983, aparentemente se trataba de un movimiento sin importancia dentro de la industria del cómic: un guionista inglés desconocido – increíble, pero por aquel entonces lo era – se hacía cargo de una serie marginal y sin apenas proyección comercial. Con esta decisión y casi sin pretenderlo, Len Wein – editor de DC -, estaba iniciando una serie de cambios estructurales que transformarían profundamente el modo de hacer cómics en Estados Unidos, dando paso a una de las últimas épocas doradas del cómic norteamericano – fácil llegar a esa conclusión si pensamos en las obras maestras  que se publicaron durante aquellos años -. Alan Moore consiguió que su etapa en Swamp Thing fuera un éxito de crítica y ventas, hecho que abrió las puertas de DC a otros autores británicos. Entre esa hornada de nuevos talentos se encontraba Grant Morrison.

Animal man

La idea desde DC era relanzar personajes olvidados a través del enfoque de los talentosos guionistas británicos, que poco a poco, iban llegando a la editorial. Grant Morrison se hizo cargo de Animal Man y de Doom Patrol, consiguiendo un lugar privilegiado en la farándula comiquera. Eso sólo fue el principio.

Batman Arkham AsylumHellblazerLos invisiblesAll Star Superman, The AuthoritySwam ThingJLAWe3New X-Men y un largo etcétera, nos dan pistas de la cantidad y calidad de trabajos que el escritor escocés lleva en su haber en las últimas décadas, alternando series mainstreams de superhéroes con otras obras más personales, como es el caso del cómic que reseñamos hoy:  Joe el bárbaro.

Joe es un chaval algo retraído que no se relaciona demasiado con los demás, pero su desbordante imaginación y sus dibujos le ayudan a combatir una realidad por la que siente rechazo. Una noche, Joe, que padece de diabetes tipo I, sufre un ataque hipoglucémico que lo deja al borde del colapso. En ese momento, la realidad y el mundo imaginario que Joe dibuja en su libreta convergen en uno solo, indistinguibles entre sí, y esto supone un serio problema: debe tomar glucosa para evitar el shock insulínico, pero todo un universo lleno de peligros le separa de la cocina.

Joe el bárbaro

Joe el bárbaro es una miniserie de 8 números recopilados y publicados por Planeta en un bonito tomo de cartoné, a finales de 2011. Para muchos se trata de una obra menor de Grant Morrison, en esa eterna obsesión de la blogosfera de catalogarlo todo. Joe el bárbaro, es ante todo, un divertimento de primerísimo nivel y un cómic accesible para todo tipo de lectores.

Los nostálgicos de los 80, encontrarán en esta obra una buena piedra de toque, y es que el espíritu de muchas películas norteamericanas – juveniles – de esa década, habita en esta pequeña joya. La idea de muchos de estos films se podía resumir en la siguiente premisa: el trayecto desde un entorno cotidiano a uno extraordinario a través de la mirada de un niño. Y rápidamente pienso en Los GooniesEl secreto de JoeyUna pandilla alucinanteLa historia interminable o Dentro del laberinto – Joe el bárbaro guarda muchas similitudes con estas dos últimas -, por citar algunas.

Joe el bárbaro 02

El guión de Grant Morrison está apoyado  por el magnífico trabajo de Sean Murphy a los lápices. Lejos quedan los años en los que Vertigo contaba con dibujantes que no estaban a la altura del talento de los enormes guionistas – sobre todo británicos – que tenían en nómina. El dibujante de New Hampshire tiene la difícil tarea de dar forma al mundo imaginario ideado por Morrison, y cumple con nota. Hay que seguirle la pista a este tipo.

Joe el bárbaro, habla de la percepción de la realidad – deudora de la obra de Terry Gilliam y Cervantes – de la soledad, de la responsabilidad, de luchas interiores, pero sobre todo nos brinda un entretenidísimo cómic, ideal para tantear por primera vez el complejo mundo del autor escocés.

*Artículo publicado en el blog “Lee Juega Aprende” el miércoles, 29 de febrero de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s