Birchfield Close, de Jon McNaught

“England has produced another artist recently who has completely won me over”. Seth, autor de Wimbledon Green.

El prestigioso palmarés que cada año copa el Festival de Angoulême, suele contar con ilustres autores que no necesitan presentación. En la edición de este mismo año, Peeters, Herriman o Blain, entre otros, han sido algunas de esas celebridades que han engordado su currículum personal a golpe de ingenio y talento (en el caso del segundo, incluso después de llevar 70 años muerto). Pero hay un reconocimiento en especial, y me refiero al premio revelación, que es una herramienta imprescindible para descubrir nuevos valores de la historieta, que en muchas ocasiones, ni siquiera han sido editados en España. Este año el premio ha recaído en Jon McNaught – con su flamante Automne -, un autor británico a reivindicar, cuyo recorrido ha sido fulgurante.

New York Times

En 2010, Jon McNaught autoeditó unas cuántas copias de Birchfield Close, una obra en pequeño formato que sorprende por su temática, enfoque y estilo. Unos editores de Londres muy avispados le echaron el ojo, le ficharon y lo publicaron bajo su sello. Hablamos de Nobrow, probablemente una de las editoriales  independientes europeas más valientes y arriesgadas.

En Birchfield Close nos convertimos en meros observadores, casi voyeurs. Contemplamos el transcurrir de las horas de unos suburbios, en un atardecer veraniego, llevados de la mano de dos chavales que presumen de hastío. Los avatares cotidianos de su entorno y  una pequeña consola de videojuegos se disputarán toda su atención. Nosotros, en la lejanía, no perderemos detalle.

Birchield 04

Jon McNaught es un observador, y como tal, quiere mostrarnos su mirada periférica. Birchfield Close no tiene una trama propiamente dicha. Es sencillamente una ventana al pasado del autor, a sus recuerdos, desde una perspectiva distante (literalmente) y nostálgica.

Birchfield Close nació como una serie limitada de ilustraciones, pero poco a poco, fue evolucionando hasta convertirse en un formato mucho menos transitado por el autor: el cómic. La obsesión por reflejar el pesado paso del tiempo en los atardeceres de su infancia, fue el principal motor en este cambio de formato.

Birchield 01

En Birchfield Close, y en gran parte de la obra de McNaught, el texto es un elemento prácticamente anecdótico, casi sin presencia. Pura narrativa en imágenes.

El color se asemeja al de las litografías y grabados tradicionales. Disponiendo las viñetas en forma de mallas, el negro, gris, azul claro y el salmón se erigen como el filtro idóneo para rememorar esos atardeceres de la infancia, construyendo unos cautivadores paisajes que, sin duda, atraparán a más de un lector.

En 2011, Birchfield Close fue nominado en los prestigiosos Ignatz Awards en la categoría “Promising New Talent“. Jon McNaught ya está dando mucho que hablar en la actualidad y creedme si os digo que merece todos los elogios que está recaudando.

 Una joya.

Anuncios

Un pensamiento en “Birchfield Close, de Jon McNaught

  1. […] 1 alma 6 Birchfield Close, el minimalismo de Jon McNaught por Bob_Petillo en cultura | cómics hace […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s