Agustín, de Javi de Castro

La industria del cómic en España – puede que “industria” sea un concepto que quede algo grande – pasa por un momento especialmente delicado en el plano económico. A pesar de ser un sector permanentemente acostumbrado a convivir con la crisis, hay que subrayar el crítico momento por el que está pasando. La coyuntura socioeconómica ahoga a un sector cada vez más débil y muchos son ya los que hacen cábalas sobre las primeras editoriales que serán engullidas por este hambriento tsunami.

Contrastando con esta situación, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que estamos viviendo un excepcional momento creativo en el cómic español. Uno de los síntomas es la variedad y calidad de autores jóvenes que inundan el actual panorama. Podemos hablar de David Sánchez, Alfonso Zapico, David Rubín, Carlos Vermut, José Domingo, Álvaro Ortiz, por citar algunos ejemplos. Autores que en los últimos años han sido respaldados por editoriales como Astiberri, Diábolo Ediciones, Bang Ediciones, Dibbuks, entre otras, que apostaron por su trabajo y contribuyeron al despegue de sus respectivas carreras.

Autoedición

Existe otra hornada de jóvenes autores, cuyo destacado trabajo les está proporcionando una creciente popularidad, pero han visto algo limitada su presencia en las editoriales, teniendo que encontrar cobijo en el mundo de la autoedición. Nos referimos a autores como Nestor F., Molg H., Alexis Nolla, Joan Cornellà, Pablo Ríos, y un largo etcétera. No es difícil escudriñar el motivo por el que las editoriales tardan tanto en arropar a estos autores con talento. En estos difíciles momentos, pocos quieren correr riesgos y sólo algunas editoriales independientes – véase Entrecómics cómics, Caramba y Apa-Apa – se atreven a dar algunas oportunidades. Muchos autores se ven obligados a alargar el periodo previo a la “profesionalización”, por tanto, la autoedición, se convierte en la alternativa más viable para publicar.

Toda esta introducción intenta dar respuesta a la primera pregunta que me hice tras leer Agustín: ¿por qué ninguna editorial ha fichado todavía a Javi de Castro?

El duelo

“El duelo” (Oiga Mire 2)

Javi de Castro es un jovencísimo autor leonés – apenas supera la veintena -,  que está empezando a dar que hablar en los círculos más especializados. Dejando a un lado sus diversas colaboraciones con otros fanzines, Oiga Mire es su auténtica carta de presentación sobre el papel. Un fanzine monográfico que muestra las primeras credenciales del autor: dominio de la historia corta e incisiva experimentación narrativa. Este último punto lo lleva a su máxima expresión en el ámbito digital, con dos originales e inquietantes propuestas que nos dan una buena idea de la capacidad del autor para crear y experimentar en este soporte: Open 24 hours y Mientras tanto…

Agustín

“Agustín tiene 43 años, vive solo, es hipocondríaco, neurótico obsesivo, paranoico y acaba de descubrir que tiene súper-poderes.”

A principios de Abril – justo en los prolegómenos de los grandes eventos del cómic de Barcelona , se puso a la venta Agustín, un cómic escrito, dibujado, coloreado, diseñado, editado y maquetado por Javi de Castro, con un estupendo resultado.

Agustín

En Agustín, el autor introduce un elemento fantástico en un entorno dolorosamente real. Agustín es un inadaptado social, huraño, temeroso y encerrado en sí mismo, incapaz de cambiar su anodina realidad. Descubrir que tiene súper-poderes no va a cambiar ese hecho, incluso es posible que termine por empeorarlo.

En las 24 páginas que componen esta historia, encontramos condensadas algunas de las virtudes que caracterizan la incipiente obra de Javi de Castro: un efectivo tono tragicómico como motor narrativo (muy presente en historias cortas como “Taxidermia” o “El duelo”), un trazo limpio, claro y minimalista a los lápices, una acertada dosis de experimentación formal y un hábil uso del color.

Agustín, página 3

Agustín desmonta abruptamente toda la épica del género de superhéroes y, de paso, nos devuelve de un plumazo al “realismo mágico” literario de mediados del siglo pasado. Muchos y buenos apuntes que nos instan a seguir atentamente los siguientes pasos de Javi de Castro.

Antes de dar por terminado este artículo, me gustaría destacar la faceta de ilustrador de este joven autor. A continuación, os dejo una buena muestra de su excelente trabajo:

Al final del desierto

Al final del desierto (homenaje a Jean Giraud).

Old-drive-boy

Old-drive-boy

No es país para malvados

No es país para malvados

Autos locos

Peter Parker

The Warriors

Anuncios

2 pensamientos en “Agustín, de Javi de Castro

  1. javigil dice:

    Buf!!
    Increíble, me ha encantado. Fichado y siguiendo.

  2. […] cierto, Javi de Castro llega a una conclusión similar en su recomendable Agustín, también publicado este mismo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s