Voltio #1

“En España hay una gran ebullición de artistas y autores y es apasionante ser testigo. La industria nacional es otra historia. Nos faltan lectores que la pongan en marcha y conseguir así que los autores puedan vivir haciendo cómics.” Natacha Bustos.

En teoría, la coincidencia en el tiempo de un buen momento creativo y un nutrido público lector, deberían formar el binomio perfecto para que la industria del cómic fuera industria. En España, cuando estas condiciones se han dado, la proliferación de revistas se ha erigido como una de los síntomas saludables de este sector abonado a la enfermedad crónica.

Entre 1977 y 1982 el cómic para adultos vivió -posiblemente- el mejor momento que ha conocido dentro de nuestras fronteras. Nunca se han vuelto a editar tantas y tan buenas revistas. En este periodo aparecieron las archiconocidas El Jueves, Tótem, 1984, El Víbora, Cairo, Cimoc, Makoki o la edición española de Creepy y Metal Hurlant. Otras muchas surgieron, aunque menos agraciadas que sus hermanas mayores: Vértigo, Bumerang, Sargento Kirk, Bésame mucho… Desgraciadamente, no es una situación que tuvo continuidad en los años siguientes, por lo que la mayor parte de los mimbres se perdieron por el camino.

El Víbora

Coincidiendo con la llegada de nuevas editoriales independientes, entre finales de los 90 y principios de los 2000, vuelven a aparecer las revistas de cómics, pero enfrentándose a un panorama bastante menos receptivo que antaño. Destaca El Manglar, revista respaldada por la editorial Dibbuks y dirigida por Manuel Bartual y Ricardo Esteban. En ella, terminan apareciendo un buen puñado de autores españoles y europeos, que bien pueden definir el estupendo momento creativo por el que pasa el medio en los últimos 10 años: Paco Alcázar, Luis Bustos, Esteban Hernández, Émile Bravo, Santiago García, Frederik Peeters y Carlos Vermut, por poner algunos ejemplos.

Otras publicaciones fueron surgiendo: Bd Banda, Usted está aquíDos veces Breve, La Parada Magazine… Daba igual el formato o los colaboradores, siempre terminarían en prematuros cierres. Eso sí, supieron asumir una función fundamental como plataforma de lanzamiento para nuevos autores.

Ahora, algunos años después del fin de esta última hornada de publicaciones, dos audaces editoriales lo vuelven a intentar. En primer lugar, Dibbuks lo hace con La Resistencia. En segundo lugar, el que nos ocupa, la incombustible editorial La Cúpula publica el número uno de Voltio, apropiado nombre para este nuevo intento de resucitar a un muerto.

Voltio01

Voltio es hija legítima de la obstinación de los responsables de La Cúpula, recordemos, editorial con la friolera de 36 años de vida y responsable de la aparición de míticas revistas como El Víbora -con más de 300 títulos publicados- o Makoki.

La juventud abandera este nuevo proyecto en formato cartoné, aunque esto no significa que la inexperiencia sea la nota dominante. Destacan autores como Ana Galvañ, responsable de la portada y una de las autoras españolas más interesantes, ha desarrollado gran parte de su estupendo trabajo entre la autoedición, los fanzines –¡Que suerte!, Maiame…- y editoriales independientes como DeHavilland o Ultrarradio, entre otras, al igual que Alexis Nolla, otro joven veterano que, además de publicar sus obras más relevantes en Apa-apa, tiene una importante presencia en algunos fanzines tan míticos como el tristemente desaparecido Adobo.

01

José Domingo es probablemente el colaborador que atesora mayor prestigio de esta primera descarga. El autor de la archiconocida y premiada Aventuras de un oficinista japonés, ha visto publicadas sus obras y colaboraciones entre diversas editoriales nacionales y extranjeras. Hagamos inventario: Aventuras de un oficinista japonés (Bang Ediciones en España y Nobrow en Reino Unido Estados Unidos), Conspiraciones (Astiberri), Pablo y Jane en la dimensión  de los monstruos (Astiberri en España y Nobrow en Reino Unido), Marrón (Autsaider Cómics), Hotel Faras (Ultrarradio)…

Este primer número también cuenta con tres autores que han adquirido gran notoriedad tras sus primeras obras publicadas. Hablamos de Antonio Hitos, autor de Inercia (Salamandra), obra ganadora del VII Premio Fnac-Sinsentido,  Kensausage -aka de Cristian Robles-, autor de Ikea Dream Makers (DeHavilland Ediciones)  y Soufflé (La Cúpula) y Ana Oncina, autora de Croqueta y Empanadilla, todo un éxito de La Cúpula Ediciones. Esta última, además, ejerce de coordinadora junto a Álex Giménez.

00

Powerpaola, Aroha Travé, Núria Tamarit -que acaba de publicar su primera obra larga-, Fran Collado, Àlex Red y Andrew Red completan la numerosa y variopinta plantilla de este primer número cargado de talento y buen hacer. Un puñado de historias frescas, imaginativas y sin ataduras temáticas, que ponen en valor la encomiable y romántica apuesta de La Cúpula Ediciones por los jóvenes talentos de  la historieta de este país. Qué grandes, joder.

Por cierto, prestad especial atención a Larry Keel, de Àlex RedMancha, de Nuria Tamarit y las dos historias de Kensausage. Avisados quedáis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s