Welcome to Sinope (IV)

Regresa Welcome to Sinope con algunas de las noticias, entrevistas o eventos más interesantes del noveno arte en los últimos meses. Una selección con bastante miga en esta ocasión.

Allá vamos.

Después de 3 años dando el callo, el equipo de Orgullo y satisfacción anunció el pasado Enero su desaparición para finales de 2017. Todas las preguntas que os podáis hacer sobre esta fatídica noticia ya fueron respondidas en su propia web.

RIP.

OYS-Portada


Elías García, aprovechando de la publicación en color de en color de Tintín en el país de los soviets, habla sobre la discutible gestión de los derechos de la obra de Hergé, a cargo de la Fundación Moulinsart, y profundiza en la histeria desatada alrededor de Tintín como un icono, quizá sobredimensionado, de la cultura pop.

0003-Large-768x512


Continuando con el periodista belga más universal, repasamos un interesante artículo que José Manuel Blanco publicó en febrero en Hoja de Router, blog de eldiario.es, alrededor de la estrecha relación de los cómics de Hergé con la evolución de la tecnología en el siglo XX.

Herge-Tintin-coches-aviones-evolucion-cohetes-carrera_espacial_EDIIMA20170215_0968_19


En Pikara MagazineElisa G. McCausland recuerda, reivindica y dignifica a la figura de Núria Pompeia, pionera del cómic feminista, que falleció el pasado 25 de Diciembre.

Perteneció a la generación pionera de las mujeres españolas emancipadas de la posguerra, lo que explicaba —según Luis Carandell en la revista Triunfo (1970)— que escribiera y dibujara “con la rabia que se siente ante el infortunio de ser, aquí, mujer”. 

nuria-pompeia-pilar-aymerich


En Jot Down Oriol Malet realiza una entrevista a Zidrou, algo menos extensa que en otras ocasiones, de la que destaco dos llamativas respuestas, sobre su visión de los dibujantes, sobre  el talento y el esfuerzo. Vuestra opinión será bienvenida.

¿Qué buscas en un dibujante para poder trabajar con él?

Actualmente tengo la suerte de tener «poder» a la hora de escoger, y aunque me gusta que todos sean diferentes, hay dos cosas que son como obsesiones mías; la primera, que disfruten trabajando. Van a pasar seis meses, nueve meses o dos años o quizás más, sobre un guion que he escrito en quince días o un mes. Y deben disfrutar, si no disfrutan del tema, o no sienten placer pasando diez horas al día o más, machacando su espalda y sus ojos para dibujar mi guion, es que falla algo, o seguramente he fallado yo. El segundo tema es la obsesión por el lector, eso pasa por ser fiel a los personajes, y a la historia. Ese es el motivo por el que a veces hay que forzar un poquito al dibujante, que debe saber atribuirles empatía a sus personajes, si no, hay algo que no funciona. Y en ambos aspectos, cuanto menos tenga que entretenerme yo, mejor.

Miguel Jiménez

Fotografía: Miguel Jiménez

Por cierto, trabajas mucho con españoles pero ninguno es de Ronda.

No, pero no es por ninguna razón en concreto, simplemente no he encontrado a nadie con los requisitos necesarios, no me refiero solo al talento, hay mucha gente con talento por aquí. Es más por una cuestión de casualidad, también de conexión, y de que esa persona esté dispuesta a trabajar, a mí me es indiferente de dónde sea. Acabo de recibir todo un dossier de un dibujante, creo que vive en Madrid, me ha preparado un montón de dibujos buenísimos, pero es el típico caso de buen dibujante que tiene mucho talento, pero que no sé si es consciente del esfuerzo que se necesita para hacer tebeos, esfuerzo a todos los niveles. Y he descubierto un talento de Jerez, quizás considere algo con él, pero tampoco tengo claro que él sepa lo que significa trabajar en esto, por mucho talento que tenga. He entrenado a chicos de aquí a fútbol, y hay algunos que entienden que Messi y Ronaldo trabajan todos los días, pero no todos lo entienden, muchos chavales creen que es todo talento. ¿Por qué esas estrellas no van a discotecas los fines de semana? Porque hay que trabajar. Escribir o dibujar tebeos no es como escribir novelas o pintar cuadros, es más cercano al trabajo de un albañil o de un panadero, a su día a día. Un panadero no dice: «Voy a pensar durante tres meses a ver qué tipo de pan voy a hacer» [risas], o el albañil: «Este ladrillo o este otro, voy a reflexionarlo» [hace una pose de «to be or not to be»]. No, tenemos un trabajo de artesano, somos artesanos, y la mayoría de dibujantes jóvenes solo se centra en el tópico del talento, con eso no basta. Hay muchos chavales que no lo entienden, o que no están de acuerdo con esa idea.


 En eldiario.es realizaban en Enero una entrevista a Pablo Vicente a propósito de su libro sobre la editorial Bruguera, Auge y caída de una historieta – La historia detrás de Bruguera.

Pablo-Vicente_EDIIMA20170118_0606_19

Entre los valores del libro creo que está el discutir y reivindicar una Bruguera de la que no se habla mucho, la de los ochenta y los vaivenes que los personajes y autores dan a principios de los noventa. ¿Se ha convertido en un lugar común que se transmite de ensayista en ensayista que la Bruguera buena es la vieja, la de la posguerra?

Sí, es que por ejemplo el Anacleto de los ochenta es el que más me gusta, ahí tienes a un Vázquez completamente libre no solo en términos de lo que se le permite hacer, sino que él como artista tiene un dominio del dibujo y la composición de página, la gestualidad, el movimiento… En los ochenta es cuando despega como artista y lo que hace en Bruguera es apasionante. Es posible que haya habido muchos ensayistas que hayan reivindicado las décadas anteriores de la editorial y eso haya quedado como tópico, pero es que en los ochenta hay cosas como Benito Boniato, que retrata la vida de unos estudiantes y es estupendo. O los Astrosniks, un producto completamente comercial (tebeos-merchandising para promocionar unos muñecos inspirados en los Pitufos), y que de salida tenía muy mala pinta, pero el guión de Ribera y el dibujo de los Fresno es estupendo, y es una cosa que sería vendible hoy o adaptable a película.

O cosas como Mini Rey o Tranqui y Tronco de March, que revisé para el libro: en esos últimos años de Bruguera hay una manga ancha con lo que que se permite a los dibujantes asombrosa, se les deja experimentar porque la suspensión de pagos estaba encima y había que encontrar fórmulas de éxito. March, por ejemplo, tiene historietas que son simplemente él mismo como personaje comentando qué es lo que sucede en un bar. O las cosas de Cera y Ramis: este hacía unas historias de Estrellito Castro en una de las revistas de Zipi y Zape donde el lector podía elegir cómo continuaba la historia.

 Como lector de Bruguera qué es: ¿ibañista o vazquiano?

Esto es incontestable: Vázquez era el mejor. Hay gente que dice que como se hizo la película con Santiago Segura, ahora todo el mundo se ha subido al carro de “Vázquez era el mejor”. Pero si te vas a los tebeos, se ve claramente que era un genio: va improvisando todo, no tiene ni idea de dónde va a acabar la historieta, va encadenando chistes sobre la marcha. Por eso nunca se repite.

Ibáñez es más previsible, o lo ves venir o detectas que unos chistes se parecen a otros. Hay más fórmula. También es verdad que gracias al libro he aprendido a apreciar más a Ibáñez: si se vuelve previsible, es porque él entiende cómo es Bruguera y trabaja a favor de la empresa, dibujando muchas páginas y muy graciosas. Otros dibujantes como Martz Schmidt eran superiores técnicamente, pero no era eso lo que buscaban los lectores. O Raf, que podía haber hecho chistes de trompazos cada tres viñetas, pero él era más de sonrisa contenida, mientras que Ibáñez va más a la explosión de carcajadas.


Hablando de Francisco Ibáñez, muy comentados han sido algunos pasajes de la entrevista que le hizo Fran G. Matute en Jot Down. Es posible que viva en su ombligo o en la inopia.

Francisco-Ibáñez-para-JD-1-768x512

Fotografía: Jorge Quinoa

Recomiéndanos un tebeo.

¡Ya no existen! Esta es otra de las espinas mías. Cuando salía a la calle de pequeño y miraba los quioscos, y veía aquellas cantidades de colecciones que había, sobre todo de dibujo realista: que si El Capitán Tormenta, El Capitán Relámpago, El Capitán Trueno… Todos los fenómenos atmosféricos tenían su capitán [risas]. Y es que ahora miras y dices: «Coño, ¿dónde están todas esas colecciones?». Ya no queda absolutamente nada de entonces. Estaba el Pulgarcito, el Can Can, el TDT… yo qué sé, mil y una. Y todas han desaparecido.

Bueno, ha quedado otro compañero mío, muy buen dibujante también: Jan, el que hace Superlópez, que es magnífico. Pues hemos quedado nosotros dos nada más, prácticamente. Y alguna reedición que se ha hecho de Escobar, del Zipi y Zape; de El Capitán Trueno, que se reeditan muchas cosas porque a la gente le gusta muchísimo.


A la vuelta de la esquina (9, 10 y 11 de marzo de 2017) está el arranque de las jornadas de novela gráfica y autoedición Termicómic 2017 en Málaga. Sus invitados: Manel Fontdevila, Josep Mª Beá, Pepo Pérez, Manuel Bartual, José Pablo García, El Irra, Laura Moreno de Xian Nu Studio, Roberto Corroto, Pablo Ríos, El Torres, Clara Soriano, Rubén Lardín, Mamen Moreu, Gerardo Vílchez, Ana Oncina,  Lucía González Natacha Bustos, que por cierto, es la autora del magnífico cartel del evento.

16299912_10154378152517831_871331686634159188_o


Cansados de la extendida y casi unánime idea alrededor del desastre artístico del noveno arte durante los 90, el grupo de antimonitores de Campamento Krypton armaron un estupendo programa desdiciendo el tópico.

ck99_cabecera_web_v02


Una entrevista de Kike Infame a Rayco Pulido, a cuento del celebrado Lamia, nos dejaba  tiritando en enero con una demoledora última respuesta.

14708076_10154679148583966_8445645656631634129_o

P.: ¿Proyectos?

R: Ahora ando con una historia corta, un encargo del que poco más puedo contar. Me gustaría intentar ganarme la vida con el lápiz y eso implica que, salvo sorpresa, dejaré de publicar como lo he estado haciendo hasta ahora. Se terminó mi etapa de “novelista gráfico nacional”, económicamente no me lo puedo permitir. Hasta ahora el “motor interno” era suficiente para tirar, la ilusión por mejorar y tocar los distintos palos, la evolución personal-profesional compensaba el hecho de estar tres años trabajando en algo que previsiblemente no va a vender la primera tirada. Tras haber publicado 5 tebeos esa parte de satisfacción personal ya está mínimamente cubierta, mi “carrera” ha sido un aprendizaje hasta llegar al punto en el que estoy ahora: sé que tengo cosas que contar y soy capaz de hacerlo de manera eficaz. El problema viene del “motor externo”, muy buenas críticas pero pocos lectores y nulo interés por parte de editoriales extranjeras. Cada vez me conoce más gente y mis ventas suben poco a poco…pero demasiado poco a poco. Es cosa de mi trabajo, me consta que Astiberri tiene una distribución eficaz, invierten mucho en promoción y son los que más y mejor venden derechos a editoriales extranjeras, pero Nela (perdonen que a estas alturas me ahorre la modestia) a pesar de que para mí estuvo entre los dos o tres libros de ese año, no hubo manera de colocarlo fuera y quedan bastantes ejemplares de la primera edición. Aún es pronto para ver las ventas de Lamia y si consigue salvar la barrera “too spanish” y se publica fuera de España… ojalá, me haría mucha ilusión.

Mientras dibujaba Lamia tenía la sensación de que sería mi último libro y esa idea degeneró en un montón de presión en algunas fases porque no quería irme con un mal tebeo, afortunadamente tiendo a relativizarlo todo y eso siempre relaja.

Ahora mis opciones se reducen a becas, encargos, buscar opciones en el extranjero o tantear otros campos, aunque también me gustaría escribir algún guión para otro dibujante. Supongo que cuando tenga la necesidad de quitarme “el mono” con algo personal optaré por alguna historieta corta o auto-editarme algo pequeñito.

Bueno, ya me he quejado suficiente, me niego a dejar la entrevista de bajón y cerrando del todo la puerta, haré como el testigo de Jehová que mete el pie con disimulo cuando le vas a cerrar en las narices: ojalá Lamia me sorprenda y los lectores me quiten la razón, obligándome a poner otro reto largo en marcha.


Jorge Carrión reflexionaba el pasado febrero en The New York Times sobre La (actual) edad de oro del cómic en español. Es más que posible que argumentos no le falten.

1comicES1-superJumbo.jpg


En Jot Down, Salva Rubio rindió un sentido homenaje a Jirō Taniguchi, un genio japonés indiscutible del manga, que falleció el pasado 11 de febrero.

1200px-Jirō_Taniguchi_-_Lucca_Comics_and_Games_2011_-_2


Juarma, tira de hartazgo y elocuencia para disertar sobre una ciencia que domina y que cada vez es menos libre: el humor. Pasen y lean.

Grandes-Éxitos-1


Para cerrar, y otra vez con la bolita negra por medio, Fran G. Matute entrevista a Purita Campos para terminar revelándonos algunos recovecos -nada sorprendentes, pero siempre interesantes- de la editorial Bruguera.

Javier Nadales

Fotografía: Javier Nadales

Empezaste a trabajar en Bruguera a finales de los años cincuenta, siendo muy joven. ¿Cómo era trabajar allí? 

Estar en Bruguera era extenuante, te pagaban muy poco y te hacían trabajar mucho. Lo que pasa es que los dibujantes somos muy buenas personas y nos conformamos con poco [risas]. Todos nos quejábamos de lo mal que pagaban, pero es lo que había.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s