Blasphemous: folclore sevillano, pixel art y violencia sacrosanta

En apenas unos días, The Game Kitchen, desarrolladora sevillana de videojuegos, ha conseguido superar con facilidad el objetivo inicial -50.000 dólares- en una campaña en Kickstarter para llevar a buen puerto Blasphemous, una aventura de acción 2D no lineal, de apabullante estética y ambientación, que no ha pasado en absoluto desapercibida.

El impacto ha sido inmediato: medios especializados de medio mundo están hablando del juego en estos momentos. Gamekult.com desde Francia, el alemán 4players.de, PC Gamer, Kotaku e incluso webs no especializados en videojuegos -pero sí en el horror como género en todas sus expresiones- como Bloody Disgusting, portal de referencia con millones de visitas al mes. Y esto sólo acaba de empezar.

En esta etapa tan inicial, ofrecer algo realmente llamativo suele ser definitivo para que estas campañas de mecenazgo salgan adelante. El equipo de The Game Kitchen ha conseguido algo más que eso. Es cierto que la mayoría de los medios están buscando referencias a la hora de desarrollar textos alrededor de Blasphemous. Se habla de una suerte de Dark Souls 2D con algunos ecos del Castlevania: Symphony of the Night e incluso lejanas reminiscencias de arcades como Ultimate Ghosts ‘n Goblins. Yo, sin embargo, prefiero centrarme en los puntos que le diferencian de todo lo que se ha hecho hasta ahora.

513ddb232e344a57d8aeefcde0d99b11_original

El equipo creativo de The Game Kitchen toma prestado, oscurece y retuerce -como nunca nadie se ha atrevido hasta ahora- una parte fundamental del rico folclore de su ciudad natal, Sevilla, que siempre se ha balanceado entre lo pagano y lo religioso. El imaginario sacrosanto de la ciudad, que ya desde su raíz posee un manto de considerable oscurantismo, en manos de estos creativos adquiere una dimensión  novedosa y absolutamente terrorífica.

El tráiler desvela otra potentísima baza a su favor; la alucinante, referencial e inmersiva música compuesta por Carlos Viola:

El juego se desarrolla en el mundo de Orthodoxia, una oscura dimensión donde la religión está omnipresente y los templos santos superan a la población en número. Una crisis de fe es el origen de una serie de acontecimientos que acabará con la vida de toda la jerarquía clerical, siendo esta engullida por una montaña de cenizas, otrora el Sumo Pontífice, fruto de la codicia y las ansias de poder. De la muerte y las cenizas surgirán todo tipo de horrores sedientos de sangre. La Era de la Corrupción dará comienzo y el único superviviente de la congregación, the penitent one, deberá detenerlos a todos.

El folclore local se combina con poderosas influencias artísticas como ‘La procesión de disciplinantes’ de Francisco de Goya y el artista Juan Miguel Barea ha sido el encargado de darle forma hasta sus últimas consecuencias. El arte conceptual de Blasphemous contiene auténticos hallazgos.

penitentes

Procesión de disciplinantes, de Francisco de Goya

The Game Kitchen no es nuevo en estos menesteres. En 2012, también en Kickstarter, recaudaron más de 5000 euros para desarrollar The Last Door, una aventura gráfica point and click con un acabado deudor del pixerl art, Lovecraft y Poe. Un modesto éxito que pone en relieve el verdadero alcance que está teniendo Blasphemous.

En el momento de escribir este artículo, la recaudación asciende a más de 117.000 dólares, con 25 días por delante para acabar la campaña. Casi nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s