Doom, de Álex de la Iglesia

Intuyo que las esquivas realidades alternativas que nos sobrevuelan deben estar plagadas de proyectos cinematográficos que nunca vieron la luz en nuestra cruda existencia. La rumorología y la mitomanía han terminado por convertir a esos proyectos marchitos en una auténtica obsesión colectiva, que no ha hecho más que aumentar con el paso de los años.

Dentro del misticismo que acompaña a estos proyectos, muchos pertenecientes al género fantástico, destaca el Dune de Alejandro Jodorowsky, que consiguió juntar a un equipo imposible en lo que parecía que iba a ser una superproducción de arte y ensayo. Salvador Dalí, H.R. Giger, Orson Welles, Pink Floyd, Mick Jagger, David Carradine y Jean Giroud fueron algunos de los pesos pesados que la febril locura de Jodorowsky arrastró. Eso sí, aún sin llevarse a cabo, ejerció una poderosa influencia en la ciencia-ficción cinematográfica y comiquera de los años posteriores.

Sigue leyendo

Mataré a vuestros muertos, de Daniel Ausente

Esta ciudad te deshumaniza por completo; esa fue la contundente conclusión de un buen amigo, después de disertar durante un rato sobre la experiencia de vivir en Madrid.

Sin sorprenderme un ápice, hice un repaso mental de todos los amigos o conocidos que han terminando huyendo de la capital, ya sea al extrarradio, a otras comunidades o lejos de nuestras fronteras. Mientras intentaba recordar los motivos que les empujaron a marcharse, no pude evitar acordarme de la visión de Madrid que Alex de la Iglesia nos regaló hace 20 años con ‘El día de la bestia’.

Sigue leyendo