Retorciendo el lienzo – Tongdee Panumas

El coleccionismo de carteles de cine, fetiche que se agiganta últimamente, hace un tiempo que ha posado su mirada en los estrechos callejones del caótico y sugerente distrito de Siam en Bangkok (Tailandia), más concretamente en la zona comercial de Siam Square (สยามสแควร์), donde conviven un buen puñado de pequeñas tiendas que exprimen el poco espacio que tienen para que los curiosos y coleccionistas se rindan ante la cartelería made in Tailandia.

Sigue leyendo

Mis terrores favoritos (I)

“Recuerdo perfectamente King Kong. Le dije a mi padre que daban una de un mono gigante y me dijo: “Sí, pero tú no puedes verla”. Eso ya fue definitivo, las ganas de verla eran absolutas. La vi por el resquicio de la puerta con mucho cuidado, y eso ya la convirtió en mítica y, sobre todo, en terrorífica. No daba crédito cuando se empieza a comer a los porteadores. Me dio muchísimo miedo, pero ahí empezó esa mezcla: lo que realmente me gusta es lo que me da miedo.” Álex de la Iglesia.

Voy a hacer mías las palabras de Álex de la Iglesia, porque no existe otra manera de definir mi fascinación por el horror en la ficción de mi infancia: lo que realmente me gusta es lo que me da miedo.

Nací a finales de los 70 en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), población en la que pasé los primeros 25 primeros veranos de mi existencia. Aquellos veranos brillaron especialmente gracias al desaparecido Teatro Principal, un cine con tantas peculiaridades increíbles que terminó por erigirse en un hito cultural en mis primeros años de formación. Una anchísima manga con la clasificación por edades y la marcada tendencia fantastic de las películas exhibidas, propiciaron que disfrutara en pantalla grande y a una edad muy temprana de auténticos acontecimientos cinematográficos que me volaron la cabeza: Pesadilla en Elm Street (1984, Wes Craven), Demons (1985, Lamberto Bava), El día de los muertos (1985, George A. Romero), La Mosca  (1986, David Cronemberg), Golpe en la pequeña China (1986, John Carpenter), Creepshow 2 (1987, Michael Gornick), Robocop (1987, Paul Verhoeven), Depredador (1987, John McTiernan), Una Pandilla Alucinante (1987, Fred Dekker), El Terror no tiene forma (1988, Chuck Russell)…

Sigue leyendo

Descubriendo ilustradores: Jakub Różalski

Jakub Różalski (1981) es un artista conceptual e ilustrador polaco que, tras algo más de 10 años como profesional gráfico y gracias a su imaginación y talento, ha podido trabajar en ámbitos tan relevantes y variados como el cine, los videojuegos o incluso los juegos de mesa.

A pesar de estar graduado en la escuela de artes aplicadas de Poznań (Polonia), nunca ha escondido que su verdadero aprendizaje ha sido autodidacta, inspirándose en artistas que le motivaban y apoyándose en algunos de los elementos básicos para el dibujo: el lienzo y el papel. Con el tiempo y por puro pragmatismo, la tableta gráfica ha ido desplazando a las herramientas tradicionales que había utilizado en sus inicios.  Sigue leyendo

El cine fantástico indie que viene (IV)

Hoy hago un repaso de aquellas pequeñas películas de género que, esperemos, tarde o temprano podremos disfrutar por estos lares. Pelis modestas que siguen llamando la atención de las distribuidoras estadounidenses más importantes, desde un punto de vista económico –Warner, Netflix– o desde el prisma del puro y duro prestigio y buen hacer –A24-.

Empezamos.

Sigue leyendo

Doom, de Álex de la Iglesia

Intuyo que las esquivas realidades alternativas que nos sobrevuelan deben estar plagadas de proyectos cinematográficos que nunca vieron la luz en nuestra cruda existencia. La rumorología y la mitomanía han terminado por convertir a esos proyectos marchitos en una auténtica obsesión colectiva, que no ha hecho más que aumentar con el paso de los años.

Dentro del misticismo que acompaña a estos proyectos, muchos pertenecientes al género fantástico, destaca el Dune de Alejandro Jodorowsky, que consiguió juntar a un equipo imposible en lo que parecía que iba a ser una superproducción de arte y ensayo. Salvador Dalí, H.R. Giger, Orson Welles, Pink Floyd, Mick Jagger, David Carradine y Jean Giroud fueron algunos de los pesos pesados que la febril locura de Jodorowsky arrastró. Eso sí, aún sin llevarse a cabo, ejerció una poderosa influencia en la ciencia-ficción cinematográfica y comiquera de los años posteriores.

Sigue leyendo

El cine fantástico indie que viene (III)

Hora de repasar algunos proyectos cinematográficos que, con el talento -no siempre bien aprovechado- y  los presupuestos limitados como principal sello de identidad, vienen para seguir subiendo el listón en un género que goza de una excelente salud en los últimos años. Sobre todo cuando se mantienen alejados de los grandes estudios -sí, Netflix tiene pasta, pero hasta el momento se maneja mejor con producciones de bajo coste-.

Allá vamos.

Sigue leyendo